Club Megane Argentina - Test Fluence Privilege 2.0 16v - Diario CLARIN (11/2010)
  • Test Fluence Privilege 2.0 16v - Diario CLARIN (11/2010)

    TEST RENAULT FLUENCE PRIVILEGE 2.0 16V (2010- )

    Motorizacion
    - 2.0 - 16v - M4R - 1997 cm3 - nAFTA
    - 143 HP a 6000 RPM

    Prestaciones
    - Aceleracion 0-100: 9,6 seg
    - Velocidad maxima: 200,3 km/h
    - Frenaje 100-0: 39 metros
    - Consumo: 8,6 km/l

    Sintesis de equipamiento
    - ABS
    - EBV
    - ESP
    - ASR
    - AIRBAG x 6
    - ALZACRISTALES DEL/TRA
    - ESPEJOS ELECTRICOS
    - LIMPIAPARABRISAS AUTOMATICO
    - CLIMATIZADOR BIZONA
    - NAVEGADOR SATELITAL
    - TECHO SOLAR ELECTRICO
    - DISCOS DE FRENO DEL/TRA
    - DIRECCION ASISTIDA ELECTRICAMENTE
    - AUTOESTERO CON COMANDO SATELITAL
    - ORDENADOR DE ABORDO
    - CRUISE CONTROL
    - LLANTAS DE ALEACION 16 (205-60 16R)
    - TARJETA LLAVE PARA ARRANQUE
    - ROMPENIEBLAS DEL/TRA

    Comentario
    Un clásico sedán para la familia. Se destaca por su confort de marcha y su gran habitabilidad y capacidad de baúl. La buena performance de la versión probada se deba al motor 2.0 de 143 caballos con caja de sexta. Incorpora navegación satelital de serie.

    El mercado argentino vive un momento espectacular. Con más de 620000 autos vendidos y 700000 fabricados, el 2010 será un record absoluto para la industria. Y además de verlo reflejado en estos números, los planes de inversión y producción local son alentadores. La semana pasada publicamos en las páginas de Clarín Autos, la prueba del Peugeot 408, fabricado en la Argentina. En esta ocasión le traemos en nuevo Renault Fluence, producido en Santa Isabel, Córdoba, que ya esta disponible en es mercado y que sorprende en distintos aspectos. El Fluence llega para reemplazar al Megane II en su versión sedán. Y sin dudas que la evolución es notable. Visualmente el Fluence luce más armónico en su diseño, con líneas más suaves que le otorgan una figura elegante. Al mismo tiempo, el auto se muestra robusto, bien plantado, con presencia.

    En el interior se aprecia buena calidad de materiales y una excelente terminación. El diseño es delicado, típicamente Renault. En la versión que manejamos (Privilege, la tope de gama), la parte alta de la plancha de abordo es oscura de un material esponjoso. El medio es atravesado por un aplique símil aluminio. Y, por debajo, aparece un color mas claro. En la parte alta de la consola central se destaca el display en donde se visualiza el navegador satelital. Se lo maneja desde un control remoto. Hay que decir que tanto el manejo del equipo de auto (de muy buena calidad de sonido) como del GPS no son del todo intuitivo, y puede llevar un tiempo familiarizarse con sus funciones. Pero, por ser el primer auto nacional con GPS de fábrica, esta bastante bien.

    Lo mejor del Fluence nos pareció su confort de marcha. Si bien es un modelo desarrollado en Europa, la ingeniería de Renault Córdoba, rediseño por completo los trenes de rodaje, para adaptarlo a nuestros caminos. El resultado es más que satisfactorio, con una marcha de alto confort, que absorbe muy bien las imperfecciones del camino y que demostró un gran balance al momento de entrelazar curvas. De hecho, es un modelo que tiene una inclinación de carrocería muy reducida, mucho menos que cualquier Renault que se haya conocido en esta categoría. Es también para destacar la correcta insonorización del habitáculo.
    La posición de manejo se logra muy fácilmente gracias a las múltiples regulaciones de volante y butaca. En ambos casos, con rangos muy generosos. El espacio en las plazas traseras es amplio, pero el diseño de la butaca (algo que sucede con frecuencia) dibuja un lugar incomodo para un eventual pasajero central. Su baúl de 530 litros de capacidad es de lo mejor de la categoría.

    La gama de motores esta compuesta por dos propulsores nafteros: un 1.6 de 110 caballos (K4M) y un 2.0 de 143 caballos (M4R). Fue este último el que manejamos. De buena elasticidad y con una entrega pareja de la potencia, este motor permite realizar un manejo sereno. Aunque lo que mejor le queda a este propulsor son sus cajas de cambio. Por un lado, una manual de 6 velocidades, con recorridos precisos y suaves que nos deja llevar el motor relajado o bien entregando buenas respuestas por su correcto escalonamiento y, por el otro lado, una automática CVT (de relaciones continuamente variables) en donde el confort y la rapidez de respuesta van de la mano.
    El equipamiento de seguridad es, por suerte, un aspecto que venimos elogiando cada vez más en este segmento de sedanes medianos. En el caso del Renault Fluence, la gama arranca con doble airbag frontal y frenos ABS. Todas las versiones con motor 2.0 litros agregan airbags laterales y de tipo cortina. Mientras que la versión Privilege agrega ESP (control de estabilidad).

    La gama del Fluence va desde los $86900 hasta los $127000 y cuenta con una garantía de 3 años y 100000 kilometros. Este mediano, junto con otros fabricados localmente, como la VW Amarok, el Ford Focus y el próximo Peugeot 408, es un ejemplo mas de que la industria Argentina puede producir autos de muy buena calidad. Claro que, en este caso, esta elevada por el confort de marca y la calidad de vida abordo que Renault recupera con este Fluence.

    En detalle
    + Confort de marcha
    + Calidad interior
    + Aspecto de solidez
    + Equipamiento
    - Ausencia de motor diesel
    - Operación confusa del navegador y del equipo de audio.

    by gimpro & Lucho150
MySQL Uptime: 50 Days 15:00:04 Page generated in 0.263 seconds with 45 queries Memory: 9.00 Mb [Server Load Averages (1:5:15) 0.80 : 0.66 : 0.62]