Club Megane Argentina - Test Megane III Privilege 2.0 16v - Portal 16VALVULAS (11/2010)
  • Test Megane III Privilege 2.0 16v - Portal 16VALVULAS (11/2010)

    TEST RENAULT MEGANE III PRIVILEGE 2.0 16V (2011- )



    Motorizacion
    - 2.0 - 16v - M4R - 1997 cm3 - nAFTA
    - 143 HP a 6000 RPM

    Prestaciones
    - Aceleracion 0-100: 9,6 seg
    - Velocidad maxima: 200,3 km/h
    - Frenaje 100-0: 39 metros
    - Consumo: 8,6 km/l

    Sintesis de equipamiento
    - ABS
    - EBV
    - ESP
    - ASR
    - AIRBAG x 6
    - ALZACRISTALES DEL/TRA
    - ESPEJOS ELECTRICOS
    - LIMPIAPARABRISAS AUTOMATICO
    - CLIMATIZADOR BIZONA
    - NAVEGADOR SATELITAL
    - TECHO SOLAR ELECTRICO
    - DISCOS DE FRENO DEL/TRA
    - DIRECCION ASISTIDA ELECTRICAMENTE
    - AUTOESTERO CON COMANDO SATELITAL
    - SENSORES DE ESTACIONAMIENTO
    - ORDENADOR DE ABORDO
    - CRUISE CONTROL
    - LLANTAS DE ALEACION 16 (205-60 16R)
    - TARJETA LLAVE PARA ARRANQUE
    - ROMPENIEBLAS DEL/TRA

    Comentario
    Un clásico sedán para la familia. Se destaca por su confort de marcha y su gran habitabilidad y capacidad de baúl. La buena performance de la versión probada se deba al motor 2.0 de 143 caballos con caja de sexta. Incorpora navegación satelital de serie.

    Como estaba programado a las 10 de la mañana tomamos contacto con el Renault Megane III partiendo desde el Hotel Llao Llao recorriendo el Circuito Chico.
    El día un poco fresco pero con sol a pleno nos acompaño durante todo el recorrido, permitiéndonos disfrutar un paisaje de belleza incomparable. El modelo asignado fue un Renault Megane III en su versión Privilege con motor naftero de 1997 cm3, 16 Válvulas, con inyección multipunto secuencial y una potencia de 143 CV
    Como primera impresión en su diseño resaltan sus ópticas alargadas y penetrantes que invaden los guaradabarros y sobre el paragolpes un generosa entrada de aire. Los limpiaparabrisas se encuentran ocultos debajo del capot de modo de evitar ruidos de rozamiento del viento y mejorar la aerodinamica del Megane, aunque el derecho deja ver su escobilla.
    En su lateral se observa una linea de cintura alta que va creciendo a medida que se acerca a la parte trasera del vehículo rematando en una luneta inclinada que le brinda un aspecto de deportividad.
    La parte trasera del Megane III se destaca por la inclinación de la luneta trasera con un pequeño deflector en la parte superior que aloja la luz central de stop. Las ópticas traseras, de buen tamaño, se encuentra repartidas entre los guardabarros y el portón trasero.
    Si vamos a su interior se observan elementos de buena calidad y suaves al tacto, sobre todo la plancha de instrumentos con un revestimiento mullido y todos los comandos ergonómicamente bien ubicados, siendo el unico comando que no nos agradó su ubicación fue la ubicación del interruptor del cruise control que se encuentra en la consola entre las butacas. El tablero es de facil lectura con una visual deportiva que se diferencia del europeo en no contar con velocímetro digital.
    En la parte central de la plancha se encuentra la pantalla del navegador satelital donde se exhibe no solo la cartografia sino también los canales de radio y datos del CD que se encuentra reproduciendo. Resulta poco amigable en una primera instancia el manejo de los comandos de radio, hasta que se le toma la mano y la falta de cierre de la pantalla.
    Nos pusimos al volante previa regulación descendente de la altura de la butaca del conductor, de modo de sentir aún más la sensación de deportividad, la cual posee buena comodidad y sensación envolvente, regulamos la altura del volante y partimos del parking del Hotel rumbo al Circuito Chico.

    La caja de 6 marchas resulto muy suave en los recorridos y sin falla en el ingreso de cambios. La posibilidad de poder conducir en una ruta de buena sinuosidad con curvas, contracurva, ascensos, descensos y ripio nos permitio probar y exigir al Megane III al máximo. El control de estabilidad funcionó a la perfección impidiendo que en exigentes curvas y a buena velocidad el Megane intentara continuar recto. La conjunción de la dirección asistida, con el grip del volante, el alojamiento para los pulgares en los rayos del volante y la rigidez de la suspensión nos permitía llevar al vehículo por donde nosotros quisieramos sintiendo un total gobierno del mismo.
    En cuanto al motor de 2 litros y 143 CV lo primero que me agradó fue su música a altos regimenes de vueltas y la sensación de empuje en retomes y trepadas.

    Las sensación de deportividad cubrió mis espectativas, aún sin ser un vehículo exlusivamente deportivo que permite ser utilizado tranquilamente como auto para la familia. Fue un contacto de poco tiempo pero exigente en ruta, proximamente los estaremos probando en ciudad para llevarles mas detalles del Renault Megane III Hatchback.

    by gimpro
MySQL Uptime: 48 Days 12:37:38 Page generated in 0.266 seconds with 35 queries Memory: 9.00 Mb [Server Load Averages (1:5:15) 0.24 : 0.58 : 0.60]