Club Megane Argentina - Test Megane Scenic 2.0 16v Automática - Revista AUTOTEST (07/2004)
  • Test Megane Scenic 2.0 16v Automática - Revista AUTOTEST (07/2004)

    TEST RENAULT MEGANE SCENIC FASE 2 (2000- )




    Motorizacion:

    - 2.0 - 16v - F4R - 1998 cm3 - Nafta
    - 140 HP a 5500 RPM

    Prestaciones:

    - Aceleracion 0-100: 11,8 seg
    - Velocidad maxima: 185 km/h
    - Frenaje 100-0: 43,9 metros
    - Consumo: 11,8 km/l

    Sintesis de equipamiento:

    - A/A
    - ABS
    - ESPEJOS ELECTRICOS
    - AIRBAG x 2
    - ALZACRISTALES DEL/TRA
    - TAPIZADO DE CUERO
    - DISCOS DE FRENO DEL/TRA
    - ORDENADOR DE ABORDO
    - CIERRE AUTOMATICO DE PUERTAS
    - LLANTAS DE ALEACION (195/60 15R)
    - CIERRE CENTRAL CON TELECOMANDO
    - COLUMNA DE DIRECCION REGULABLE
    - AUTOESTEREO CON CD Y CONTROL SATELITAL
    - BUTACAS TRASERAS DESMONTABLES
    - ROMPENIEBLAS DEL/TRA

    Comentario
    La precursora entre los monovolúmenes medianos, vuelve otra vez a adelantarse. Esta vez en el apartado de las cajas automáticas, que tienen muy buena aceptación en Brasil, y tímidamente llegan al país. Mantiene el motor de 140 CV y sus atributos de habitabilidad.
    El mercado automotor brasileño y el de nuestro pais se han prácticamente mimetizado en una oferta conjunta. Las productos mas exitosos se repiten y las estrategias son similares, aunque haya idiosincrasias disímiles.
    Una de las diferencias en el caudal de automóviles que diariamente circula por las grandes ciudades. Los atascos en San Pablo o Río de Janeiro son moneda corriente y entonces las terminales brasileñas han ido, poco a poco, incluyendo la opción de la caja automática entre sus modelos. En el segmento específico de los monovolúmenes medianos, los tres exponentes más importantes (Scenic, Zafira y Picasso) ya la ofrecen. Rápida de movimientos, Renault es la primera de las tres en incorporar esta opción en el mercado nacional.

    Caja y cuero
    En cambio fundamental y casi el único de importancia es la llegada de la mencionada caja automática. Se trata de una transmisión algo desactualizada, que se desconecta con el botón “over drive off”. No le pida opción manual ni quinta marcha. El salto entre cambios es suave pero las relaciones son largas. Los consumos sin siempre superiores en cualquier tipo de utilización con respecto a la manual, en tanto la aceleración es menor a los 12 segundos en la prueba de 0 a 100 km/h, mientras que las recuperaciones son algo mejores debido a que la caja retrocede marchas en busca de un mejor torque.
    En la ciudad, cuando el transito abunda, la ausencia de embrague se convierte en el compañero ideal. Al salir a la ruta, se goza de una conducción relajada, siempre teniendo en cuenta el perfil familiar del cliente de una Scenic.
    Entre las opciones que brinda está el mencionado “over drive” (sobremarcha) que se activa mediante un botón en el selector y la opción “nieve” que pasa cambios a regimenes bajos para evitar patinamientos en la tracción sobre pisos de baja adherencia.
    Entre los otros cambios en este modelo se debe mencionar el tapizado de cuero (también presente en las contrapuertas), que le agrega un toque de distinción exclusivo a esta versión automática, ya que la homónima manual no lo cuenta entre sus opcionales.
    En instrumental ofrece una completa computadora de abordo y en esta versión la lectura de la marcha elegida. Además, entre sus butacas se incorpora un cómodo apoyabrazos regulable.

    Lo de siempre
    Lo que no cambia en esta Scenic es el diseño exterior e interior ni la motorización. En cuanto a sus líneas, si bien van quedando algo antiguas y en Europa ya se conoce desde hace algún tiempo la nueva generación, la Scenic sigue teniendo su encanto. Las nuevas llantas y la sutil adopción de una nueva combinación de colores entre la pintura y molduras refrescan parcialmente su imagen. Por dentro sigue todo igual, incluso a cuando fue estrenada en 1998. Mantiene algunos vicios como una posición de manejo conflictiva ya que la pedalera esta cercana y el volante ubicado en una posición demasiado inclinada. Se viaja alto aunque la butaca se baje, pero una vez acostumbrados, prima la comodidad. En las plazas traseras son tres las butacas (algo justas a los ancho), que independientemente pueden rebatirse o quitarse para ampliar el buen espacio de carga.
    En motor es el conocido 2.0 de 140 CV y excelentes condiciones prestacionales, aunque algo limitado por la adopción de esta caja y con una rumorosidad alta. El impecable andar rutero tampoco muestra diferencias con una tenida que hace segura la entrada en cualquier tipo de curva. Los frenos también respondieron bien, con distancias cortas, una buena dosificación y un ABS que entra en el momento justo en acción.
    El equipamiento, sin cambios, empieza a mostrar faltantes con respecto a la competencia teniendo en cuenta que estamos ante una versión full que trepa por encima de los 60000 pesos. El techo corredizo, el climatizador o los airbags laterales no forman parte de la oferta. Si trae pack eléctrico, doble airbag, CD con comando satelital y apertura a distancia, entre todos.

    Detalles
    + Espacio interior/modularidad
    + Potencia del motor
    + Comportamiento en ruta
    + Unico monovolúmen automático
    - Caja convencional
    - Posición de manejo
    - Rumorosidad
    - Faltantes de equipamiento

    Breves
    - Enchufe. A los pies del ocupante central de las plazas traseras se encuentra una toma de 12 volts adicional.
    - Portaobjetos. Para los pasajeros traseros, hay una buena cantidad de sitios donde dejar cosas. Cajones en el piso y bajo los asientes si estos se rebaten y huecos en el baúl.
    - Dos posiciones. La bandeja posterior que cubre el baúl puede ubicarse mas abajo para que los objetos allí dejados no interfieran la visual.
    - No nos cansamos. Los dijimos muchas veces y los repetimos. Amamos el comando satelital de radio de los Renault. A esto se le agrega en la Scenic una interesante lacidad de audio.
    - ¿Y yo? Pese a los portamapas de las puertas, el posavasos central, la (minima) guantera y el cajón debajo del acompañante, el conductor tiene pocos alojamientos para dejar sus cosas.
    - Al bolsillo. El portalentes ubicado en la hipotética agarradera de techo del conductor no cierra bien. A la primera curva, los anteojos terminarán en cualquier parte. ¿Será un defecto de nuestra unidad?
    - Molesto. Quienes no gustan de una activacion sonora de la alamra no tienen chances. Dos bocinazos al activarla y uno al desactivarla.
    - Complicado. Presionando el único botón del comando a distancia se abre la puerta del conductor solamente. Si quiere destrabar las otras puertas o el baúl, debe hacerlo rápido porque sino, se vuelve a trabar.
    - Sin Victor Hugo. Ni en el modo manual fue posible sintonizar muchas estaciones de AM, sin importar la zona en que estuviéramos.

    by gimpro
MySQL Uptime: 50 Days 16:03:26 Page generated in 0.386 seconds with 48 queries Memory: 9.75 Mb [Server Load Averages (1:5:15) 0.53 : 0.56 : 0.54]